BICICLETAS DE EQUILIBRIO.

Las bicicletas de equilibrio son las mejores para aprender , pueden empezar a ser utilizadas poco después de que los peques han aprendido a caminar, a partir de los 18 – 24 meses.

Estas bicicletas son la forma ideal para que los niños aprendan a mantener el equilibrio y la coordinación, y a su vez facilitan la transición a una bicicleta de verdad y así de mayores no tendrán que venir a uno de nuestros cursos para aprender.

Algunas de las bicicletas sin pedales no cuentan con frenos, debido a que el frenado se realiza con los pies.

Aprender a montar en bici de equilibrio

En la cicloescuela aunque sea tirar piedras contra nuestro propio tejado , también queremos que tus hijos aprendan a montar en bicicletas de la manera más sencilla, con estas bicis ,para los peques  entre dos y tres años aproximadamente.

Básicamente es una bicicleta convencional de dos ruedas pero sin pedales y sin o ruedines, ¡ Ojo, los ruedines son el principal enemigo del equilibrio! .

Las bicis de equilibrio ayudan al niño a mejorar el sentido del equilibrio, su percepción de la distancia, velocidad y capacidad de frenado. Una vez el niño coge la destreza de ir con la bicicleta sin pedales, entonces se les puede poner los pedales y prácticamente podrá usar la bicicleta sin tener que usar los ruedines traseros.

Por lo tanto, la diferencia más importante es que con una bicicleta convencional con ruedines es que su hijo aprender a montar en bicicleta y luego a equilibrarse; por el contrario, con las bicis de equilibrio, su hijo aprende primero a mantener el equilibrio y posteriormente a montar en bicicleta.

Además lo hará sin darse cuenta, simplemente nos seguirá con su bici andando a nuestro lado , poco a poco irá levantando los piés , en un proceso que para él será un juego y sin darse cuenta conseguirá el equilibrio y ya nunca lo olvidará.

Si se hace bien el uso de de estas bicicletas sin pedales, la transición entre estas bicis y una bicicleta con pedales, será natural, y nos ahorraremos muchos ratos de dolor de riñones sujetando la bici de nuestros hijos.